ALGODÓN ORGÁNICO.

Mejor para el planeta

Sin ningún tipo de agrotóxico o fertilizante químico. Al comprometerse con la propia naturaleza, garantiza un suelo sano, un uso sostenible del agua y preservar la biodiversidad.

Mejor para los agricultores

Libre de trabajo esclavo o infantil, nuestro algodón es cultivado por cientos de pequeños agricultores propietarios de la tierra, sin dependencia a los proveedores de semillas transgénicas y agrotóxicos. Cultivo en conjunto con cultivos alimenticios.

Comercio justo

Un precio de venta negociado y cerrado con los agricultores en el momento de plantar, mayor que para un algodón convencional, sin riesgo de ser afectado por las bolsas mundiales de comodidades.

Mejor para la salud

Naturalmente hipoalergénico, protege la salud de la piel, el órgano más grande del cuerpo, vascularizada y porosa. La elección de la cultura orgánica también garantiza la pureza del ambiente y del agua consumida por las familias que viven en el campo.